Archivo del sitio

Tarjetas de visita: jerarquización de las marcas.

Hace unos días escribí que no sabía cuándo volvería a publicar y fíjate cómo son las cosas, hoy he estado inspirada y con la mente relajada así que os regalo un post nuevo.

Una amiga mía, llamémosle Fulgencia, trabaja en la empresa Empresa Súper Guay, S.A. dedicada al desarrollo de apps. Su puesto es el de responsable comercial del producto estrella: La Aplicación. En este momento se plantean la renovación de las tarjetas de visita y no saben muy bien cómo trasladar a las tarjetas el puesto de Fulgencia  y qué jerarquía establecer entre las dos marcas (la de la empresa y la del producto). Me llamó ayer para comentar las diferentes opciones que tienen a mano y que se pueden sintetizar en la pregunta “¿qué marca destacamos: la de la empresa o la del producto?”. Estuvimos conversando y me explicó que La Aplicación es muy conocida entre el público y que de hecho, la última semana fue una de las más descargadas entre los dispositivos Android en España. Por otra parte, la compañía lleva en el mercado aproximadamente 15 años y unos cuantos de ellos dedicada a las aplicaciones para teléfonos móviles.

Para tomar una decisión era necesario saber en qué situaciones puede llegar a dar la tarjeta:  ¿a potenciales clientas interesadas en el desarrollo de aplicaciones? ¿a proveedoras? ¿a compañeras de profesión en congresos, jornadas, conferencias…? El uso que le va a dar es principalmente para la captación de clientas, que conocen el éxito de su producto estrella y quieren obtener resultados similares. Por otra parte considero importante aprovechar el tirón que está teniendo esa aplicación tan demandada. Precisamente para sacar provecho a ese tirón, es interesante contar con una tarjeta que destaque sin dudas  La Aplicación. 

Se me ocurrió que la solución sería crear dos modelos: el primero daría más importancia a la empresa.  ¿El motivo? Además de una cuestión de coherencia no podemos obviar su valor.  La marca principal y más duradera en el tiempo es la de la compañía; la app que comercializa es seguramente más efímera y cabe la posibilidad de que pierda prestigio: en el mundo de la tecnología hay que ser muy rápida para no desactualziarse. Por todo ello no conviene que a Fulgencia sólo se la relacione con La Aplicación. El segundo modelo consistiría en destacar el producto. Este otro modelo de tarjeta sería únicamente para entregar en situaciones en que la persona receptora sólo esté interesada en el producto y en el perfil de mi amiga vinculado a éste, como por ejemplo durante un congreso de márketing. Saltémonos el buen gusto y los conocimientos sobre diseño gráfico para poder ilustrar estas ideas:

tarjetas

 

¿Qué te parece la solución que ofrecí? ¿Habrías optado por otra vía? En comunicación no hay nada definitivo ni absoluto, todo depende de las circunstancias.

Marketing: diferencia entre crear imagen de marca y ser cansina.

La esencia de la comunicación actual, en la que confío plenamente*, la mencionó un grande de la comunicación, Javier Suso, en una de sus conferencias, pero ya me rondaba la cabeza hacía tiempo. Él la llamó “El nuevo paradigma de la comunicación“:

1- Target audience muy definida

2- Mensaje en forma y contenido relevante (que guste)

3- Un sólo impacto

Hay quien todavía no se ha dado cuenta de que lanzar mensajes que no interesen a la receptora es contraproducente porque provoca sensación de spam (y de hecho, lo es) y este efecto se traduce en eliminar a esa persona o empresa de la lista de correo y marcarlo como “no deseado”, dejar de seguir su cuenta en Twitter o eliminar el contacto de la red de Linkedin (y sé muy bien de qué hablo).

——————————————————————————————————————————————————————————————–

Recordamos un sólo impacto si nos ha “sacudido” lo suficiente

——————————————————————————————————————————————————————————————–

El antiguo postulado en que se basaba la comunicación institucional, corporativa o publicitaria de que “lanzar muchos mensajes ayuda a fijarlos en la memoria” ha dejado de encabezar las acciones en estas áreas. Ahora sabemos que somos capaces de recordar un sólo impacto si nos ha “sacudido” lo suficiente, y mucho más si nos ha gustado; en cambio, las repeticiones de un mismo mensaje que no aportan nada se convierten en acciones desagradables cuando las percibimos, aunque las recordemos.

De esta manera se enfrentan dos fuerzas: la imagen de marca y el recuerdo. ¿Qué vale más la pena? Depende del tiempo de que dispongamos para nuestra campaña y de nuestros objetivos a largo y medio plazo:

-Si queremos asegurarnos buena reputación, que siempre beneficia en las ventas, tendremos que apostar por elaborar mensajes con un contenido y una forma muy cuidadas, perfilar perfectamente el target, y decidir el momento y el canal por el que los haremos llegar. Este trabajo sólo da sus frutos a largo plazo y no necesariamente aumenta el volumen en las ventas, pero seguro que fideliza y gana alguna nueva adepta; además, es un buen protector contra  posibles futuros fiascos en la comunicación.

-Si por el contrario nuestra necesidad es aumentar cuanto antes las ventas y no nos importa el futuro de nuestra marca (“marca” como idea percibida) entonces podremos optar por el asedio y el acoso.

Mi cerebro, blindado contra ciertas marcas que no lograrán entrar en él

Una solución que combina ambos caminos pero con sentido común es el trabajo de marca junto con las promociones o acciones de comunicación puntuales y que éstas aporten algo la audiencia (vamos, que volvemos al punto tres del paradigma: relevancia). Cuesta mucho dinero y energía decir algo y no ser escuchada.

En definitiva, la marca es un colchón y una brújula que orienta cada decisión de comunicación; muy malita tiene que estar la cosa como para no hacer un esfuerzo inicial y trabajarla porque, a fin de cuentas, las marcas tienen personalidad propia y llegan a lugares adonde una empresa o un producto jamás llegaría.

Me encantaría ampliar esta cuestión porque es básica así que enviaré una caja de polvorones a quien se anime a aportar algo a este post.

* Más adelante hablaré de la comunicación horizontal, el terror de los empresaurios.

Cómo hacer un vídeo para empresa

– Hola Penélope, me gustaría ganar mucho dinero con mi empresa y me han dicho que si cuelgo vídeos en mi web conseguiré milagros.

– Hola clienta cualquiera, te han informa mal. Colgar contenido porque sí carece de sentido; las personas sólo nos detenemos a mirar un vídeo cuando nos interesa y para ello, el vídeo no puede responder a un “por arte de magia funcionará”. Permite que te explique cómo debe ser el vídeo o los vídeos que cuelgues en tu web para conseguir más ventas:
en primer lugar el objetivo es determinante. Si queremos captar público para que acuda a nuestro negocio (una casa rural, por ejemplo) el vídeo será completamente diferente a si queremos vender más productos.

– Vaya por dios, cuánto sabes.

– ¬¬ Por otra parte, la navegación en Internet condiciona el tipo de consumo que hacemos de sus contenidos. No olvidemos que este tipo de vídeos muchas veces aparecen en los resultados de búsqueda de nuestro público potencial, no es habitual que se busquen estos audiovisuales en concreto. Así que conviene mantener la atención (no aburrir) y siempre dar información de interés. Para saber qué considera información interesante nuestro público tenemos que hacernos las preguntas:
1- “¿Qué busca el público cuando introduce X palabras clave?”.
2- ¿Qué necesita saber para que se decida a venir a mi negocio o a comprar mi producto o servicio?”.
Planificación, imprescindible. TODO lo que aparezca y se oiga en el vídeo debe ser necesario. ¡Fuera la paja!

———————————————————————————————————————————————————————

¿Cómo es la empresa? ¿Y su público? Hay que tenerlo en cuenta para decidir el tono del mensaje

———————————————————————————————————————————————————————

La forma de ofrecer el contenido es muy determinante según el carácter de éste y la personalidad de la empresa: tono serio, tono humorístico, tono formal, tono informal, etc.

Y por supuesto la duración: mi experiencia me ha demostrado que todo lo que exceda de 1min. 30 seg. no será visto – y por supuesto, si lo reducimos a 1 minuto, mucho mejor-. El motivo ya lo he mencionado arriba: en este caso los vídeos aparecen mientras se realiza una búsqueda de información así que nuestro público tendrá ganas de saber otras cosas y seguirá buscando.

Por último, es recomendable tener muy en cuenta a quién nos estamos dirigiendo y que la Red no olvida: escojamos el lenguaje más entendible y acorde con nuestra empresa.

———————————————————————————————————————————————————————

Cuatro sencillos pasos para hacer un vídeo de empresa

———————————————————————————————————————————————————————

Te lo pondré un poco más fácil; ahí van unos pasos que conviene seguir para hacer las cosas bien:

1º Decidir EL objetivo de nuestro vídeo. Dada la corta duración no podemos perseguir con éxito más de un fin.

2º Contratar a una productora de vídeo para que haga el trabajo. Esto es garantía de calidad -generalmente…- (La productora que he enlazado es coleguita; ¡barriendo para casa!)

3ª Si optamos por la p— moda low cost y hacemos el vídeo de forma casera, habrá que preparar un guión sencillo sobre qué se contará y cómo se hará. No sirve eso de encender la cámara y hala, a hablar.

4ª Recordar que nuestra gran obra se difundirá por Internet y puede llegar a estar enlazada o embebida en cualquier web del mundo, así que conviene incluir los datos de contacto.

– Entonces, Penélope, siguiendo estos 4 pasos ¿ya tendré mi súper vídeo?

– Esto… a ver cómo te lo explico… hay muuuuchos otros elementos a tener en cuenta: contratar a una productora de vídeo, contratar a una productora de vídeo, y… contratar a una productora de vídeo. Porque como pretendas hacerlo tú sin saber te vas a volver loca.

Advertida quedas.

Y como no podía ser de otra manera, un ejemplo y la crítica, siempre constructiva, a continuación:

Se ha tenido en cuenta el tipo de negocio y qué información quieren dar a su público pero han cometido un error tremendo y es irse por las ramas. El título del vídeo lo dice bien clarito pero en cambio, esta acción ha quedado a la deriva en todo el transcurso de hacer una cama. ¡Centrémonos! Paja, fuera.

Puesto que el vídeo lo ha hecho alguien que no sabía, la calidad es nefasta: mala calidad y volumen del sonido, grabar sin punto de apoyo, transiciones leeeeentas…

La chica que hace la cama habla muy bien, dice sólo lo imprescindible (teniendo en cuenta que el título del vídeo es incorrecto).

Cumple el objetivo final que es hacer publicidad del hotel. Tiene muchas reproducciones, lo que no sé es cuántas de éstas corresponden a personas interesadas en el hotel o en ver el vídeo (como yo, por ejemplo).

Y ya está. ¿Contratamos entonces a una productora de vídeo para que haga las cosas bien? ejem…

– ¡Ni de coña! Ahora que me has dicho cómo se hace lo grabaré y montaré yo sola. ¡Ja! Gastarme dinero pudiendo hacerlo gratis…

– (oh, shit!)

P.D. Agradezco a Alberto Ventura (un máquina del vídeo) su paciencia por revisar cada artículo que escribo y a Visualem por su capacidad de síntesis y aportación a etse tema. ¡Y se lo dedico a un colega de profesión, Javi López de la Mega Radio, quien ha hecho sus pinitos en el mundo del vídeo!

Trucos de márketing puerta a puerta

Si alguien llama a la puerta de tu casa a las 15:50 de la tarde;

si abres con tiento por si se trata de la policía que ha descubierto el laboratorio de droga que escondes en tu cocina porque no son horas;

si aparece en el rellano un muchacho cualquiera, con ropa cualquiera, rostro cualquiera y;

si te declara con una voz cualquiera: “Hola, buenas, vengo a comer que me han dicho los vecinos que hoy invitas tú”;

si tras tu gesto de “voyatratardemantenerlacaradeindiferenciamientrasintentoalcanzarlomáscontundentequehayacercaporsiacaso”;

si tras un silencio dramático y con la misma expresión cualquiera te confiesa que viene de Iberdrola;

si te pregunta si eres las propietaria y si pagas la factura de la electricidad;

¿responderías a la pregunta?

Community manager

Levantas una piedra y aparecen quinientos cursos que te ofrecen formación para perfilarte como Community Manager y nunca baratos, por cierto. ¿Cuánta gente en España está redirigiendo su profesión hacia este área? miles de personas de las cuales muchas queremos tener o aumentar nuestro trabajo remunerado y otras muchas también tienen poca formación académica y se han decantado por una vía que por falta de concreción, exige poca preparación (a veces). Conclusión: formarte como community manager es una apuesta que está generando rápidamente mucho dinero pero que nadie tiene claro en qué consiste.

He asistido a varios cursos para formarme como gestora de contenidos en márketing online (es mi definición personal de la labor de una community manager) y ninguno me ha facilitado las claves  para empezar a trabajar; las he localizado yo gracias a mi propio trabajo y a las horas de estudio por mi cuenta. Entonces, la idea que extraigo es que hay demasiada gallina para tan poco maíz. Pero en cambio muchas empresas siguen apostando por contratar a alguien que cubra ese puesto o subcontratar a otras empresas especializadas para que les lleven externamente ese área pero apenas saben qué necesidades reales en comunicación tienen y no han analizado qué perfil profesional cubriría esos agujeros. Afortunadamente para quienes nos dedicamos al audiovisual toda esta vorágine hace que aumente la demanda de contenidos para los perfiles web y para las sites webs corporativas de muchas empresas: vídeos, creación de logotipos e imagen corporativa, locuciones para los vídeos (ejem…), redacción de entradas para los blogs, realización de fotografías… Pero no perdamos el norte y seamos conscientes de que se trata de una locura transitoria. Probablemente en pocos años el mercado del márketing online se habrá asentado y con él, la profesión de community habrá tomado una forma flexible pero delimitada.