Archivo del sitio

Profesiones castigadas: diseñador/a gráfico/a

Diseño grafico

Diseño gráfico terrorífico fruto de enfermedad mental

Quiero un cartel con una monja. Me gustan las monjas y quiero que aparezca una.

Y un bebé que parezca estar muerto pero tenga una sonrisa. No queremos asustar a nadie.

-Mirada perdida mientras visualiza la composición-.

Me vas a poner también una frase que llame la atención, que invite a participar en la campaña. Algo así como -extendiendo los brazos en el aire- “queremos ver a Jesús“.

¿Para cuándo lo tendrás?

¬¬

La página en blanco

La temida página en blanco es uno de los mayores terrores de la humanidad. Es el guardián que custodia la erupción de ideas, motor de la felicidad,  y nunca teme la pérdida de su tesoro. Cuando una mente trata de matarla se hace más grande y poderosa y conoce muy bien las técnicas para disuadir a sus enemigos de abatirla. Se alimenta de la compañía que la creatividad le da y siente muy profundo dolor si la pierde.

La página en blanco es un centinela enorme, feroz, inmenso, que aumenta su fuerza a cada instante de duda nuestra y es muy experta de hacernos dudar.

Pero tiene una esquinita que le falta, o una esquinita menos, y cuando una escritora la encuentra… ¡ajá! se desinfla de su grandiosidad y se hace pequeñita, y deja paso a una fila de palabras que cruzan la línea que antes era una frontera, y alcanzan el tesoro y detrás de las palabras llegan frases y capítulos y una corriente imparable de ideas y de ocurrencias hasta que ¡pum! se callan de repente. Ya no pueden avanzar más porque la terrible, la terrorífica y sanguinaria página en blanco aparece de nuevo más grande, más fuerte y más cabreada que la primera vez.