Archivo del sitio

Cómo calentar la voz

Te despiertas por la mañana, miras por la ventana y ves un sol fabuloso; una familia de pajaritos está fabricando un nido en tu balcón y los oyes canturrear alegremente. Los geranios de las macetas están más rojos que nunca, y en la radio despertador comienza un canción de Chambao que termina de edulcorar la mañana. “Andaba perdía de camino pa la casa, cavilando en lo que soy y en lo que siento… pokito a poko entendiendo…”

¡HORROR! ¡Estás afónica! Tienes una voz más ronca que Gloria Fuertes deprimida. Oh señor de las tinieblas, ¡llévame!! En dos horas tienes que estar en un estudio para grabar tres cuñas de radio. ¡120 minutos para solucionarlo!

Que no cunda el pánico porque vamos a intentar arreglar el desperfecto. En primer lugar, cierra las cortinas para no ver el borrón negro en que se ha convertido el cielo, con sus nubarrones tormentosos a punto de destrozar tu casa, y el saltamontes que devora las flores de tus queridos geranios mientras te clava la mirada con actitud chulesca; ni qué decir sobre los sucios pajarracos de tu balcón con restos de telas, basura y hasta una colilla en el pico. Menudo día de m…


(no hagas como ella)

Lamento decirte que mucha de la culpa por tener esa voz se debe a los gorgoritos que has intentado solfear nada más tomar aire. No puedes dar ese susto a la máquina que te paga el alquiler de tu precioso pisito (próximamente destruido por la tormenta y por la mierda de los lindos pajaritos). Toma nota mental de los ejercicios que yo misma hago para evitar la afonía y los gallos antes de locutar, y qué trucos caseros tengo para echar a la afonía de mi vida una vez instalada:

Nuestra queridas cuerdas vocales necesitan desperezarse por la mañana y la mejor manera de empezar a darles caña es hidratarlas; bebe un vaso de agua y a continuación, empieza a trabajar. Con los labios cerrados pero la mandíbula abierta emite un sonido tipo crujido. Cuanto más suave, más efectivo. Cuando lo hayas hecho durante un par de minutos pasa a la fase de la M: pronuncia la letra m y ve variando de tono, de los más bajos a los más altos.
El siguiente ejercicio es más completo: con los labios todavía cerrados, abre la mandíbula y la faringe y empieza a hablar a lo Forrest Gump, con un tono muy grave. Gracias a esta técnica abres el conducto de la faringe.

¡Ahora ya puedes hablar como las personas!

Otra cuestión es si ya estás afónica. Mi truco: infusión de tomillo con un poco de orégano y endulzarlo con miel (a ser posible de tomillo). Una amiga mía cantante toma cerveza sin alcohol cuando va a subir al escenario. Nunca lo he probado porque no me gusta la cerveza pero seguro que funciona.

Veamos cuánto tiempo te queda antes de tu entrada triunfal en la pecera… ¡una hora! Pues más te vale maquillarte bien y estar bien aseada porque la afonía no se quita en unas horas. Tendrá que recurrir a tus trucos para sacar la voz sin que se note; eso sí, superado el momento grabación queda prohibido hablar en lo que te queda de vida hasta no haber recuperado totalmente la voz. ¡Y no vuelvas a hacer la barbaridad de cantar nada más despertarte!

P.D. ¡Quiero más trucos contra la afonía!! Por favor, decidme qué hacéis que funcione.

Edit:
Anoche tomé una infusión de menta-poleo y tomillo con un poco de orégano y endulzada con miel: al primer sorbo me alivió el escozor de garganta. ¡Mano de santo, oiga!. También he probado otro truco que no me ha dado resultado positivo (al menos aparentemente, porque seguro que he rejuvenecido 10 años por la cantidad de antioxidantes que tiene el mejunje) y consiste en dejar macerando toda una noche una cebolla troceada en zumo de limón y beber el jugo lentamente para que vaya curando a su paso por la zona inflamada. Me ha dado angustia y apenas he sentido un poco de alivio.

Re-edit: la solución definitiva fue hacer gárgaras de agua tibia con una cucharada de sal.

Anuncios