Archivo de la categoría: Sin categoría

Descanso maternal

Queridas y queridos,

seguro que os habéis percatado de que hace mucho tiempo que no actualizo el blog. El motivo es que hace casi un año fui mamá y ahora, mis tiempos se reparten entre trabajar, jugar con mi niña preciosa, darle de comer, sacarla a pasear… y todo lo demás que implica una vida normal y corriente.

Lamento mucho que este proyecto en el que me impliqué tanto se encuentre en estado de espera, pero no es más que eso porque pienso retomarlo en el momento en que pueda.

Un beso muy fuerte a todas las personas que lo seguís y a quienes “pasabais por aquí”.

Nos leemos pronto.

Obras

Estoy de reformas en el blog así que si entras mientras estoy probando y desprobando te volverás un poco loca. Seré lo más breve que me permita mi cabecita  🙂

Letra de Cachi bachi boogie

A sidi, a sidi cauki. (Sidi cauki)

A wili, a wili wili jubiá. (A sidi caukí)

A sidi, a sidi cauki. (A sidi caukí)

A wili a sidi a, a wili a sidi caukí. (A sidi caukí)

Ha bibi, ja bibi cauki. (A sidí caukí)

Ja bibi, a wili wili hubiá. (A sidí cakí)

Ja sidi, ja sidi cauki. (Ja sidi cauki)

Ja wilí, a lilí, a wilí, a sidí caukí. (a sidí caukí)

Cachi bachi boogie, lo que me gusta a mí.

Cachi bachi boogie, desde que yo nací.

Digo cachi bachi boogie,

a wilí, a wilí, a wilí,

a wilí, a wilí, a sidí, a sidí caukí (A sidí caukí)


Una de mis novias, Amparanoia y uno de mis grandes, Manu Chao.

Una letra inspiradora porque toma el sentido que tú quieras. La he buscado por Internet pero no la he encontrado así que la he transcrito tal y como yo la entendía mientras la escuchaba. Si crees que está mal escrita dímelo.

La página en blanco

La temida página en blanco es uno de los mayores terrores de la humanidad. Es el guardián que custodia la erupción de ideas, motor de la felicidad,  y nunca teme la pérdida de su tesoro. Cuando una mente trata de matarla se hace más grande y poderosa y conoce muy bien las técnicas para disuadir a sus enemigos de abatirla. Se alimenta de la compañía que la creatividad le da y siente muy profundo dolor si la pierde.

La página en blanco es un centinela enorme, feroz, inmenso, que aumenta su fuerza a cada instante de duda nuestra y es muy experta de hacernos dudar.

Pero tiene una esquinita que le falta, o una esquinita menos, y cuando una escritora la encuentra… ¡ajá! se desinfla de su grandiosidad y se hace pequeñita, y deja paso a una fila de palabras que cruzan la línea que antes era una frontera, y alcanzan el tesoro y detrás de las palabras llegan frases y capítulos y una corriente imparable de ideas y de ocurrencias hasta que ¡pum! se callan de repente. Ya no pueden avanzar más porque la terrible, la terrorífica y sanguinaria página en blanco aparece de nuevo más grande, más fuerte y más cabreada que la primera vez.

 

 

Una gran mentira

Una gran mentira que algunas personas creerán. No es posible sencillamente porque no existe. Claro que esto lo piensa alguien que sabe lejanamente en qué consiste el asunto; una señora que ni sabe encender un ordenador (por poner un ejemplo muy cercano a la realidad) probablemente sentirá confort por la acción y se alegrará de que esos terribles piratas informáticos ya no tengan quien dirija sus operaciones: La policía desarticula la cúpula de Anonymous en España reza el titular del diario digital 20minutos en la edición del 10 de junio de 2011. No existe cúpula porque es un grupo de personas sin jerarquía; no hay una organización piramidal. No existe la cúpula y por lo tanto, la noticia es falsa. Lo más probable es que la policía haya detenido a gente vinculada directamente con el movimiento Anonymous y con el objetivo de engrandecer su acción, han ofrecido ese comunicado. Pero somos muchas las personas a quienes no nos engañan: Anonymous somos todos.

 

Lee el resto de esta entrada