Tarjetas de visita: jerarquización de las marcas.


Hace unos días escribí que no sabía cuándo volvería a publicar y fíjate cómo son las cosas, hoy he estado inspirada y con la mente relajada así que os regalo un post nuevo.

Una amiga mía, llamémosle Fulgencia, trabaja en la empresa Empresa Súper Guay, S.A. dedicada al desarrollo de apps. Su puesto es el de responsable comercial del producto estrella: La Aplicación. En este momento se plantean la renovación de las tarjetas de visita y no saben muy bien cómo trasladar a las tarjetas el puesto de Fulgencia  y qué jerarquía establecer entre las dos marcas (la de la empresa y la del producto). Me llamó ayer para comentar las diferentes opciones que tienen a mano y que se pueden sintetizar en la pregunta “¿qué marca destacamos: la de la empresa o la del producto?”. Estuvimos conversando y me explicó que La Aplicación es muy conocida entre el público y que de hecho, la última semana fue una de las más descargadas entre los dispositivos Android en España. Por otra parte, la compañía lleva en el mercado aproximadamente 15 años y unos cuantos de ellos dedicada a las aplicaciones para teléfonos móviles.

Para tomar una decisión era necesario saber en qué situaciones puede llegar a dar la tarjeta:  ¿a potenciales clientas interesadas en el desarrollo de aplicaciones? ¿a proveedoras? ¿a compañeras de profesión en congresos, jornadas, conferencias…? El uso que le va a dar es principalmente para la captación de clientas, que conocen el éxito de su producto estrella y quieren obtener resultados similares. Por otra parte considero importante aprovechar el tirón que está teniendo esa aplicación tan demandada. Precisamente para sacar provecho a ese tirón, es interesante contar con una tarjeta que destaque sin dudas  La Aplicación. 

Se me ocurrió que la solución sería crear dos modelos: el primero daría más importancia a la empresa.  ¿El motivo? Además de una cuestión de coherencia no podemos obviar su valor.  La marca principal y más duradera en el tiempo es la de la compañía; la app que comercializa es seguramente más efímera y cabe la posibilidad de que pierda prestigio: en el mundo de la tecnología hay que ser muy rápida para no desactualziarse. Por todo ello no conviene que a Fulgencia sólo se la relacione con La Aplicación. El segundo modelo consistiría en destacar el producto. Este otro modelo de tarjeta sería únicamente para entregar en situaciones en que la persona receptora sólo esté interesada en el producto y en el perfil de mi amiga vinculado a éste, como por ejemplo durante un congreso de márketing. Saltémonos el buen gusto y los conocimientos sobre diseño gráfico para poder ilustrar estas ideas:

tarjetas

 

¿Qué te parece la solución que ofrecí? ¿Habrías optado por otra vía? En comunicación no hay nada definitivo ni absoluto, todo depende de las circunstancias.

Anuncios

Publicado el 17/10/2013 en Comunicación y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: