Cómo hablar en público. Paso 2


Continuamos con mi lista de consejos sobre cómo hablar en público que puedes leer por entregas. En el anterior post expuse todos los pasos a seguir para convertirte en una Lola Flores de las exposiciones y como chorreo generosidad, lo repetiré en cada post relacionado con este artículo para facilitarte la comprensión global:

1- preparar el tema

2- escoger el tono del mensaje

3- elaborar un discurso continuado

4- elementos audiovisuales

5- aprender bien la presentación

6- revisión

7- sobre el escenario

 

El qué estaba claro, pero el cómo, el tono, no fue el apropiado.

El qué estaba claro, pero el cómo, el tono, no fue el apropiado.

Hoy daremos un pasito adelante y veremos cómo escoger el tono del mensaje. Una vez tengamos nuestras ideas esquematizadas habrá que decidir cómo queremos decir aquello que queremos decir y esto dependerá de dos cuestiones: ¿a quién me dirijo? y ¿a quién represento?. Sobre la primera pregunta debemos tener muy presente qué conocimientos tiene nuestro público, qué espera que le contemos (qué motivo le ha llevado ahí) y qué lenguaje facilitará la comunicación. Es muy importante no desviarnos de estas premisas ya que el primer objetivo de la exposición será siempre que nuestra audiencia entienda y asimile la información. En cuanto a la segunda cuestión, entra en juego el concepto de marca, ya sea nuestra marca personal o la marca de la institución por la que hablamos: hay que ser coherente. No es el momento de hablar de marcas pero conviene recordar en este punto que cada acción comunica y por lo tanto, debemos cuidar los detalles de todo aquello que hacemos con el nombre X porque forma parte de la comunicación corporativa y ayuda a construir la imagen de la marca (y si se trata de una marca bien asentada, podemos desvirtuarla).

Quiero poner un ejemplo para ilustrar mejor a qué me refiero: si yo, Penélope Saray, como representante de una productora de vídeo aparezco vestida con un traje de ejecutiva en una conferencia sobre nuevos formatos de vídeo, en la que el 99% de las presentes llevará zapatillas y vaqueros y encima el apoyo audiovisual a mis palabras es una selección de gráficas de barras con muchos números haré que mi público, quien todavía no conoce a la empresa a la que represento, piense que es una compañía antigua, lejana, no conocedora del mercado del vídeo. Y si alguien de quienes asistan a la intervención ya la conocía anteriormente, no se reforzará la idea de marca que éste lleva años transmitiendo: sencillez y claridad.

 

La elección del tono es una labor sencilla pero sumamente importante; no pases por alto pensar en ello.

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el 25/07/2012 en Comunicación y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: