El lenguaje frente a la cámara


No importa que la repetición de un mensaje cale en la mente humana. Tampoco importa que una sociedad es más inteligente cuanto mejor calidad existe en cada uno de sus elementos. Me consta que hay personas que hablan sobre temas que ignoran y nada preparadas para completar el mensaje audiovisual.

-me viste anoche en tele 5?
– Si claro. ke fuerteeeeeee
-como estube? se me notaba muy nervioso?
-ke va, no. estabas my guapetonnnnnn

Lástima. Patadas al diccionario, escupitajos al lenguaje de la cámara y pedradas a la sensibilidad. ¿El objetivo? ganar dinero.
-Si cogemos a un chaval que haya terminado hasta los estudios de secundaria y que sea majete mucha gente se sentirá identificada y tendremos más audiencia.
– ¡Genial! Pásame otro billete de 100 para meterme una rayita.

¡Entonces es verdad!; es cierto eso que dicen sobre el nivel de la educación en España. ¿Tanta gente permanece impasible con la falta de propiedad al hablar? ¿A tantas personas no les importa escuchar palabras inventadas, errores gramaticales, fallos en la conjugación de los verbos? Una media de 2 millones de personas (68% de share) tenían encendido su televisor mientras un concursante de un reality show se inventaba refranes, verbos, decía múltiples coletillas y ponía el pie sobre su silla. Lamentable.
——————————————————————————————————————————————————————————————–

El cásting responde a lo que el público quiere ver, y sabemos que el público disfruta viendo, sintiendo y padeciendo lo que sienten y padecen individuos similares a sí mismo

——————————————————————————————————————————————————————————————–
Los personajes televisivos son lo que el público quiere ver, y sabemos que el público disfruta sintiendo y padeciendo lo que sienten y padecen individuos similares a sí mismo.
¿Debe cambiar la sociedad para que podamos cambiar la televisión? El público pide y las emisoras dan. Tal vez la clave está en la educación desde la base (colegio y familias) para ir cambiando poco a poco, muy lentamente y sin traumas, los puntos de interés de toda una población. Y si esto sucede ya no nos importará dar el siguiente paso que sería modificar las parrillas porque todo el producto televisivo sería (y es) el resultado de personas con determinadas inquietudes que crean para otras personas con determinadas inquietudes.

Y entonces tampoco importará que la repetición del mensaje cale en la mente humana. Tampoco nos lo plantearemos y también consumiremos los programas que más se parezcan a nosotras mismas. Pero nosotras, las personas, el público, sabremos poner la b en el pretérito imperfecto y no soportaremos las v.


Fuente: telecinco.es

Anuncios

Publicado el 02/08/2011 en Reflexión / opinión y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: